Sin paz: anuncian nuevos aumentos para carne vacuna, pollo y cerdo

0
52

En el contexto de la apertura de las exportaciones de todos los tipos de carne, institucionalizada por el presidente Javier Milei, los frigoríficos en San Juan ya están avizorando que se vienen nuevas subas en el precio de la carne, al menos durante lo que queda del trimestre. Aseguran que es así porque intentarán acercar los valores del mercado interno a los que se maneja a nivel internacional, y que son mucho mayores en la actualidad. Por otro lado, dicen que una vez que aumente el precio de los cortes vacunos, indefectiblemente pasará lo mismo con el pollo y el cerdo.

El actual mercado de las carnes se encuentra regido por la oferta y la demanda, luego de la apertura de exportaciones y el fin de los programas de control de precios. Jorge Icazati, quien está a cargo del frigorífico más grande la provincia, en Pocito, apoyó esas medidas, aunque reconoció que provocarán subas, ya que destacó que «los precios en Argentina hoy están muy atrasados y eso lo sufre el productor». Para el empresario, el mercado interno deberá acercarse a valores similares a los de otros lugares del mundo, donde cuesta 25 dólares el kilo de carne blanda, lo que se traduce a 20.000 pesos un corte como las milanesas. Aunque indicó que cree que, a futuro, no alcanzarán ese valor, aunque sí tenderá a acercarse. «El precio internacional es ese, cuando salís del país la carne blanda cuesta 25 dólares. Nosotros, en cambio, comemos carne muy barata. Lo que tiene que pasar es que haya un equilibrio que le permita al frigorífico no mandarla toda a exportación», explicó.

Para que no toda la producción se vaya del mercado interno, el empresario sanjuanino indicó que podría tomarse «algún tipo de medida», lo que resulta difícil cuando el gobierno nacional se mostró contrario a cualquier tipo de regulación. En cuanto a que la baja en la demanda frene el precio, eso dependerá de cuánta carne puedan colocar los productores en el mercado externo, ya que fuera de Argentina existen consumidores dispuestos a pagar ese precio, según explicó. Por el momento, los productores ganaderos dependen de la demanda del mercado interno. Por eso, dijo que «tienen que vender la hacienda más barata, aunque a veces no les convenga». Eso fue lo que sucedió durante diciembre, cuando, luego de la primera suba del precio en más de un 50 por ciento, el kilo bajó alrededor de un 15 por ciento.

El incremento en el costo de la carne vacuna tendrá un impacto directo en el pollo. Nicolás Alonso, propietario de una distribuidora avícola en Rawson de venta mayorista y minorista, dijo que el efecto de la oferta y la demanda generó bajas en el precio de ese producto en las últimas semanas. El kilo de pollo, que en Navidad costaba 1.650 pesos, bajó hasta los 1.450 pesos porque la venta disminuyó entre las fiestas. Pero, si el valor de la carne vacuna sube, también lo hará el del ave.

En el contexto de la apertura de las exportaciones de todos los tipos de carne, institucionalizada por el presidente Javier Milei, los frigoríficos en San Juan ya están avizorando que se vienen nuevas subas en el precio de la carne, al menos durante lo que queda del trimestre. Aseguran que es así porque intentarán acercar los valores del mercado interno a los que se maneja a nivel internacional, y que son mucho mayores en la actualidad. Por otro lado, dicen que una vez que aumente el precio de los cortes vacunos, indefectiblemente pasará lo mismo con el pollo y el cerdo.

El actual mercado de las carnes se encuentra regido por la oferta y la demanda, luego de la apertura de exportaciones y el fin de los programas de control de precios. Jorge Icazati, quien está a cargo del frigorífico más grande la provincia, en Pocito, apoyó esas medidas, aunque reconoció que provocarán subas, ya que destacó que «los precios en Argentina hoy están muy atrasados y eso lo sufre el productor». Para el empresario, el mercado interno deberá acercarse a valores similares a los de otros lugares del mundo, donde cuesta 25 dólares el kilo de carne blanda, lo que se traduce a 20.000 pesos un corte como las milanesas. Aunque indicó que cree que, a futuro, no alcanzarán ese valor, aunque sí tenderá a acercarse. «El precio internacional es ese, cuando salís del país la carne blanda cuesta 25 dólares. Nosotros, en cambio, comemos carne muy barata. Lo que tiene que pasar es que haya un equilibrio que le permita al frigorífico no mandarla toda a exportación», explicó.

Para que no toda la producción se vaya del mercado interno, el empresario sanjuanino indicó que podría tomarse «algún tipo de medida», lo que resulta difícil cuando el gobierno nacional se mostró contrario a cualquier tipo de regulación. En cuanto a que la baja en la demanda frene el precio, eso dependerá de cuánta carne puedan colocar los productores en el mercado externo, ya que fuera de Argentina existen consumidores dispuestos a pagar ese precio, según explicó. Por el momento, los productores ganaderos dependen de la demanda del mercado interno. Por eso, dijo que «tienen que vender la hacienda más barata, aunque a veces no les convenga». Eso fue lo que sucedió durante diciembre, cuando, luego de la primera suba del precio en más de un 50 por ciento, el kilo bajó alrededor de un 15 por ciento.

El incremento en el costo de la carne vacuna tendrá un impacto directo en el pollo. Nicolás Alonso, propietario de una distribuidora avícola en Rawson de venta mayorista y minorista, dijo que el efecto de la oferta y la demanda generó bajas en el precio de ese producto en las últimas semanas. El kilo de pollo, que en Navidad costaba 1.650 pesos, bajó hasta los 1.450 pesos porque la venta disminuyó entre las fiestas. Pero, si el valor de la carne vacuna sube, también lo hará el del ave.

«Históricamente, el kilo de pollo cuesta la mitad que uno de carne de vaca. Va a ser un aumento paulatino».  Nicolás Alonso – Empresario avícola 

 «Históricamente, el kilo de pollo cuesta la mitad que uno de carne de vaca. Eso pasa porque, cada vez que sube el precio, más gente se vuelca a otros tipos de carnes y, con el aumento de la demanda, suben nuestros valores», detalló. Por el momento, están seguros de que habrá aumentos en este tipo de producción: «El pollo va a subir en el mismo ritmo que los cortes de carne. Va a ser un aumento paulatino». Además, aseguró que el escenario de un precio a valor internacional solo sucedería si el mercado interno tiene la capacidad de pagar esos valores, ya que, las granjas siempre dependerán del consumo interno.

En el caso del cerdo, los aumentos serían más moderados en el corto plazo. Javier Lidle, gerente de Motape, uno de los dos criadores más importantes de San Juan, aseguró que el precio hoy se encuentra a la baja, pero que tienen valores atrasados. En el caso de estos animales, el mayor impacto en el precio tiene que ver con el alimento, que es el 70 por ciento del costo de la crianza, el cual causó una suba del 20 por ciento antes de diciembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí