El médico que confundió un feto con un tumor se expone a prisión y 10 años de inhabilitación

0
20

Este jueves se dispuso la apertura de la investigación penal preparatoria por la presunta comisión del delito de homicidio culposo, por negligencia, para el médico que medicó a una mujer que desconocía estar embarazada y que, finalmente, perdió a su bebé. El profesional deberá presentarse en la audiencia de formalización el próximo lunes 25 a las 9 de la mañana y el fiscal del caso adelantó que, además de ir preso, se expone a una pena de entre 5 y 10 años de inhabilitación.

En diálogo con radio Estación Claridad, el representante del Ministerio Público Fiscal abocado al caso, Sohar Alfredo Aballay, contó que «tras la comunicación con la policía, nos constituimos en el Hospital San Roque e iniciamos la investigación. Ya tenemos varios elementos que serán expuestos el lunes en la audiencia».

Aballay confirmó que pedirá la imputación del médico Lucas Rodrigo Quinsacara por homicidio culposo (matar a una persona sin querer) por el error que cometió al momento de diagnosticar que la mujer de 24 años tenía un tumor y no un embarazo.

Al respecto, el fiscal explicó que, además de la posibilidad de ir a prisión si recibe una pena mayor a tres años, el profesional se expone a una inhabilitación para ejercer su profesión que puede ir hasta los diez años.

Cabe recordar que el hecho sucedió entre el 4 y el 5 de febrero del corriente año. El domingo 4 cerca de las 18 horas, F.A.A. de 24 años, ingresó a la guardia del Hospital San Roque por fuertes dolores en la espalda, piernas y estómago. El médico Quinsacara le indicó calmantes, dispuso suero y antibióticos como así también dispuso su internación en el servicio de cirugía para su observación. Al ser consultado por la paciente respecto de la realización de algún estudio para determinar qué tenia, el profesional le respondió «que los iban a realizar después». 

Lo cierto es que el lunes a primera hora, cuando llegó el médico cirujano y abordó a la paciente, antes de disponer el traslado al Hospital Rawson solicitó un examen de rayos X. La sorpresa fue cuando el resultado arrojó una imagen compatible con un embarazo. Fue ahí que intervino el médico obstetra de guardia y apenas el profesional la atendió dispuso su traslado urgente al servicio de maternidad del nosocomio, ingresándola a sala de parto y dando a luz antes del mediodía a un feto muerto de sexo masculino. 

«La mujer tenía 40 semanas de embarazo y ya estaba en fecha, por lo que se le realizó un parto natural porque no le podían practicar una cesárea», detalló el fiscal y agregó que «la autopsia arrojó que el bebé, con un desarrollo completo, había ingresado con vida al hospital y que falleció por asfixia intrauterina».

Por último, Aballay también reveló que la mujer era primeriza, es decir que no tiene hijos anteriores y que, según manifestó, nunca se hizo controles debido a que no le llamó la atención de la detencion del periodo menstrual por un trastorno en la glandula tiroidea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí